Technology

¿Es importante que mi silla de oficina sea ergonómica?

click La respuesta es un SI, por supuesto. Tener una silla que nos ofrezca comodidad en el momento de trabajar en un puesto de oficina que nos demanda muchas horas al día, es indispensable.

try here Cuando la silla no es apropiada, la postura natural se verá obligada a cambiar por otra que a mediano plazo causaría cansancio, dolor de espalda, hombros, cuello, adormecimiento de los pies o manos. Y si se mantiene esta mala postura, a largo plazo podría generar lesiones que no se van aliviar con un descanso, ni con fármacos para desinflamar.

¿Cómo escoger una silla apropiada para mí?

La silla apropiada debe acomodarse a las dimensiones y proporciones de tu cuerpo. Fíjate en las siguientes tips:

  1. La altura de la silla, cuando te sientas, esta debe permitir que tus pies queden apoyados totalmente al piso.
  2. El respaldar le da apoyo a la parte baja de la espalda (lumbar)
  3. El respaldar permite descansar los hombros en todo su ancho
  4. El despaldar tiene una inclinación entre 110 a 125 grados. Lo que significa que no es en ángulo recto, ni es muy inclinada.
  5. La forma del respaldar y el asiento no obliga al cuerpo a inclinarse de manera incomoda
  6. El material de la silla permite al cuerpo a no sentir calor ni irritación en la piel
  7. Si cuenta con apoya brazos, estos están a la altura de los tuyos cuando te sientas y permite colocar la silla abajo del escritorio.
  8. Si tiene apoya cabeza, estos no deben de tirar la cabeza hacia atrás o hacia adelante. Y no deben de interferir con el cuello.
  9. La silla es ajustable y permite acomodarla a los puntos anteriormente mencionados, esa es tu silla.

Cuando la silla no permite apoyar completamente los pies, estos van a permanecer colgando y los pies se van a ir durmiendo por la mala circulación de la sangre y tu cuerpo no va a estar bien apoyado, perdiendo el equilibrio. Igual pasa si el asiento es muy largo o la inclinación es inapropiada y no permite que la espalda se apoye bien, las piernas y la espalda van a quedar en una postura tensa e incómoda, alterando la postura y la salud. Cuando la silla tiene apoya brazos y estos son mas altos, obligan al cuerpo a subir los hombros o abrir los brazos hacia afuera, creando tensión en los brazos, hombros, cuello, cabeza y espalda. En todo caso es mejor no tenerlos.

Bueno, ya sabes, no te acomodes a la silla, que la silla se acomode a ti. Eso es la función principal de la ergonomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *